La Universidad hoy

Estoy viviendo estos días el ingreso de mi hija en la universidad, a pesar de lo importante que es, yo veía esto del ingreso como una tramite, pero la verdad es que me esta contagiando el estrés.

La situación es complicada y es un indicador de algo, aunque todavía no he sabido entenderlo.

Ahora, creo que desde el año pasado, la selectividad consta de 2 pruebas, a una la llaman la fase general y a las otras las pruebas específicas. Se supone, que las pruebas específicas son voluntarias, pero como luego te piden la nota de las especificas para entrar en las facultades, lo voluntario se vuelve en imprescindible. Esta nueva forma de calcular las Pruebas de Acceso Universitario, da como resultado que los estudiantes obtienen notas que se valoran con un máximo de 14 puntos, es decir, los resultados ya no son en base 10, ni tampoco en base a docenas, los resultados son en base a 14.

Para escoger un grado, ahora las licenciaturas se llaman así, desde el cambio de Bolonia, te dan una terna de 10 opciones, de tal forma que se escoge por orden de prioridad, lo que más te gustaría estudiar a lo que menos, así hasta 10.

Mi hija me pidió ayuda y con ella realice toda la ceremonía, así la cosa fue fácil para la opción número 1, la pregunta es clara ¿Tu que quieres estudiar?, ella responde y escogimos esa opción como número 1. La siguiente pregunta ya no fue tan clara, ¿En caso de que no puedas estudiar lo que has elegido como número 1, que es lo segundo que te gustaría estudiar? Aquí le fuimos dando vueltas a la tortilla, teníamos 9 opciones de cosas que no quería estudiar, porque para eso ya puso la número 1 y teníamos que poner en orden de preferencia, de que es lo que menos quieres estudiar hasta que es lo que menos de menos quieres estudiar.

Y presentamos la solicitud, con la idea bien clara, ella quería estudiar lo que había puesto lo primero y lo otro era un relleno, que te pedían por si no podías estudiar lo primero que habías escogido.

Y llego el día, en que sacaron las “notas de corte”, para cada una de las facultades, que no es más que decir los que pueden y los que no pueden estudiar en cierta facultad. Y llego la sorpresa, los estudios que mi hija había elegido solicitan una nota de 10,49 y ella tiene un 10,44 ; así que se queda fuera. ¿fuera? – Si fuera, de lo que había solicitado.

Se queda fuera por 0,05 puntos sobre 14. Se masca la tragedía. “ya te lo dije, que había que estudiar más”, “ya te lo dije que hay que reclamar la corrección”, y así mil tonterías más, que naturalmente no le dijimos ninguna de ellas, entre otras cosas porque no esta en casa.

Mi hija, que además ha presentado solicitud en Universidades inglesas, allí el sistema es diferente y allí le han cogido, donde quería estudiar, pero además de las notas que le han pedido, le solicitan una nota determinada en un examen de inglés IELTS, así que allí esta desde primeros de julio, preparando ese examen y sigue el proceso de España en la distancia y dándome instrucciones de lo que necesita que yo le haga.

Me pide que la matricule en los estudios que no quería hacer y que son los que puso en segunda opción y que es donde la han cogido.

Yo fui, representando a mi hija para hacerle la matricula, ya que ella no puede porque esta fuera. Recopile los papeles que me pidieron y que a pesar de que ella no esta pude encontrar, ella me matara cuando vea que como foto de carnet de estudiante, no encontré otra que una de cuando tenía 12 o 13 años.

El sistema de matricula es muy raro. Nos explican a todos los ‘estudiantes’ que estamos allí que hay 5 grupos posibles de matricula. 2 grupos de castellano que son por las mañanas, 2 grupos de valenciano que son por las tardes, pero advierten que los grupos de valenciano no tienen porque hablar en valenciano ¿no es raro? y 1 grupo de inglés. Así que llamo a mi hija y le pregunto, me da la respuesta que al de inglés. Vale continuemos con la explicación. Entonces nos dicen que van a formar grupos de 30 personas para hacer la matricula, que cada grupo entrará en una sala y tendrá un ordenador para matricularse, que los grupos se adjudican al primero que coge la plaza, ¿al primero que coge la plaza? Si, el ordenador asigna los grupos y cuando se acaba el grupo ya no lo oferta, así que el que no vaya rápido -pienso yo- se va a quedar con los grupos en valenciano, que claro son por las tardes y que no se sabe ni en lo que te van a hablar. Y así las cosas, a mi hija le asignan la segunda hora de la mañana siguiente.

Hay cosas que no se entienden. Dicen que las plazas se asignan al más rápido con el teclado de ordenador, que los grupos son de 30 personas, pero mi hija que ha quedado la 62 esta en el segundo grupo y cuando fui para allí, para más recochineo nada más entrar ya nos dicen que hay un grupo que ya no tiene plazas y que ya no lo ofertan.

Así que entre en la sala de matriculación, después de que cantaran el nombre de mi hija y de que la señora me preguntará lo obvio, tu no eres ella, ¿no?

Y me senté delante del ordenador, donde por una vez me había leído las instrucciones de algo y sabía lo que tenía que hacer y con el objetivo de acabar el primero. A mi lado un tipo de Cartagena que no paraba de preguntar, “lo llevas claro” – pensaba yo – , a mi otro lado, un tipo de Toledo, que preguntaba si tenía que poner la dirección de Toledo o si se inventaba una de Valencia, “a ti también te gano” – pensaba yo – y voila, acabé el segundo. Aún no entiendo como la chica que acabo antes que yo pudo hacerlo, me están empezando a fallar los reflejos, pero “tachan”. Llamé a mi hija y le di la noticia, tienes plaza en esos estudios que no querías hacer, que yo te aconseje que no hicieses, que yo creo que no sirven para nada y los vas a hacer en inglés, ¿eres feliz?

Aquí no acaba la historia, ahora el jueves tengo que ir a la primera subasta de la primera opción escogida. ¿qué es la primera subasta?, pues bien, para las 150 plazas que hay, se las han asignado a 150 personas y 500 personas más han quedado en lista de espera. Si alguien de los 150 personas no acuden a la matricula, se ofertan plazas a los de la lista de espera. Mi hija esta la número 9, así que alguna posibilidad tiene.

Si alguien se mueve en esta primera subasta, deja libre la plaza donde se ha matriculado, así entonces hay una segunda subasta. Y si alguien se mueve, más los que aprueben en setiembre acuden a la tercera subasta.

¿Se puede mover alguien? Pues si muchos se mueven, ya que las Universidades privadas no están paradas y empiezan a ofrecer sus plazas, sin notas de corte y así algunos se mueven a las privadas. Con lo que el baile no acaba más que comenzar.

Lo peor es para mi otra hija, que ya le he dado el aviso, por favor no me compliques la vida y saca un 14. Ella me mira, con esa mirada ya reconocible, pensando mi padre está loco.

email

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *