¿cuanto debe ganar un político?

Hay temas que son políticamente incorrectos. Hablar del sueldo de los políticos es uno de esos temas, no muy tratados y que cuando se tratan, suele ser para decir que cobran demasiado.

Solo con poner en google “sueldo políticos”, la primera entrada que aparece en mi navegador es una que dice que “es indecente lo que cobran los políticos, teniendo en cuenta que el salario mínimo son 624 Euros al mes”.
Dicen los ingleses: if you pay peanuts, gets monkeys (Si pagas cacahuetes, obtienes monos).

Introduzco este refrán inglés, porque creo que deberíamos preguntarnos ¿Qué tipo de políticos queremos?

Hace unos días le hice una interrogación retórica a un Alcalde, “¿estarás contento con el equipo que te acompaña en tu Ayuntamiento?, esta vez has podido escoger a los que querías que fuesen contigo, ¿no?”. A lo que él me respondió que No, que no estaba contento, ¿el motivo?. Me explicó, que habló con varias personas, profesionales, empresarios, arquitecto, notario, … y que la respuesta de todos ellos era la misma “no puedo permitirme perder tanto dinero, durante tanto tiempo”

Así las cosas nos encontramos con una situación de oferta y de demanda desequilibrada, por un lado, los que pagan: los ciudadanos, consideran que los políticos ganan demasiado y por otro lado, los posibles candidatos a políticos no encuentran demasiados estímulos para ser políticos y además consideran que la compensación económica es muy pequeña.

Yo creo que un político debería obtener una compensación económica por su dedicación a lo público, similar a la que obtiene en su vida profesional (antes de ser político), porque si no la labor es demasiado ingrata, como para además de tener que aguantar todas la criticas, tener una compensación económica que les haga perder dinero.

La situación que se da en los salarios a los políticos es muy parecida a la que se da con los taxistas. No hay taxista que este contento con el salario que tiene y no hay usuario de taxi que no considere que el taxi es caro. Así que la situación no es única y no tiene fácil solución.

Deberíamos preguntarnos: ¿Qué tipo de personas queremos que nos representen?. ¿nos gustaría tener al frente de nuestras administraciones a los mejores? ¿A los que tienen mejor criterio? ¿A los más preparados? ¿A los más equilibrados?

Muchos de los que cumplen esas condiciones, precisamente por ellas, nunca prestaran su tiempo y dedicación a lo público.

Lo que esta claro es que en función de la compensación económica motivará o desincentivará un tipo de personas que puedan acercarse a lo público. Si un médico, un arquitecto, un notario, un abogado, … pierden económicamente dejando su profesión durante 4 u 8 años, entonces tan solo querrán ser políticos los que en su vida profesional estén por debajo de esas cantidades y en ese caso si pagamos peanuts, solo tendremos monkeys.

email

1 Comentario

  1. Meli /

    Bien, creo que hay personas muy preparadas que no ejercen esas profesiones. Muchos profesores, por ejemplo. Y no perderían mucho por dedicarse unos años a la política. Económicamente, quiero decir. El desgaste personal es otra cosa. “un médico, un arquitecto, un notario, un abogado”… no son las únicas profesiones de donde obtener buenos políticos (e incluso yo dudaría de los abogados).

    [Responder]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *